jorge-ivan-gomez-profesor-inalde-business-school-articulo-management-alto-rendimiento-revista-inalde-55
Por Jorge Iván Gómez, Ph.D.

Profesor - INALDE Business School


He leído algunos libros que me llevan a preguntarme ¿qué tienen en común las personas cuya característica general es el alto rendimiento? Curiosamente, las reflexiones a este interrogante me permitieron trazar una relación con la actividad directiva.

Debo reconocer, en primera instancia, que gracias a las lecturas mencionadas descubrí un
campo de estudios hasta ahora desconocido para mí. En particular, llamó mi atención la nueva ciencia del rendimiento, que se encarga de estudiar a las personas destacadas en un arte, oficio o deporte. El objeto de esa singular ciencia es establecer qué factores ayudan a que una persona logre la maestría en un campo determinado.

imagen-medalla-articulo-managament-y-alto-rendimiento-revista-inalde-business-school

 


El poder de las representaciones mentales viene acompañado de la ejecución y entrenamiento diario de la actividad en la que se quiere destacar.

 


El resumen de lo que aprendí sobre la ciencia del rendimiento se sintetiza en las tres actividades que realizan deportistas, músicos y directivos de alto rendimiento, que constituyen los factores centrales que determinan y explican el éxito de una persona de condiciones extraordinarias:

1-articulo-jorge-ivan-gomez-management-alto-rendimiento-revista-inalde-55LAS REPRESENTACIONES MENTALES

Es la práctica más común de las personas de alto rendimiento. Consiste en dedicar tiempo y atención a representar mentalmente la idea, en el caso del escritor; la partitura (el músico); el partido (el deportista) o la reunión (el directivo) que va a efectuar a continuación. En esta práctica, la persona ve con los ojos de la mente su próxima ejecución.  

K. Anders Ericsson, psicólogo sueco, ha estudiado durante años este fenómeno. En el libro Número 1 muestra ejemplos de personas que, por medio de las representaciones mentales, alcanzan la máxima maestría al realizar una actividad. Cuenta, por ejemplo, la historia de un golfista tardío que gracias a este método logró entrar en la élite de este deporte sin ser un profesional. Naturalmente, el poder de las representaciones mentales viene acompañado de la ejecución y entrenamiento diario de la actividad en la que se quiere destacar.  

imagen-atleta-articulo-managament-y-alto-rendimiento-revista-inalde-business-school

 

 

“Lo principal que diferencia a los expertos del resto de nosotros es que sus años de práctica han cambiado los circuitos neuronales en sus cerebros para producir representaciones mentales altamente especializadas para sobresalir en sus especialidades particulares“Anders Ericsson.

 

 

 

2-articulo-jorge-ivan-gomez-management-alto-rendimiento-revista-inalde-55
LA PRÁCTICA DELIBERADA 
 

Ericsson, PhD y profesor de Psicología de la Universidad de la Florida, expuso la regla de las 10.000 horas, cuyo propósito es explicar que el alto rendimiento está precedido de la práctica mínima de este número de horas. Ericsson, y luego Gladwell, señalaron que algunas personas logran convertirse en fuera de serie, gracias a la práctica constante, disciplinada y esmerada de quienes aspiran a ser los número uno en una actividad. Ejemplos clásicos son Los Beatles, Bill Gates o el mismo Mozart.  


imagen-numero-uno-articulo-managament-y-alto-rendimiento-revista-inalde-business-school

 

“El objetivo principal de la práctica deliberada es desarrollar representaciones mentales efectivas”. Anders Ericsson.

 

 

3-articulo-jorge-ivan-gomez-management-alto-rendimiento-revista-inalde-55


LA RETROALIMENTACIÓN

Sin embargo, el secreto de la práctica o entrenamiento consiste no solo en muchas horas de entrenamiento, sino en la conciencia de aprendizaje que se realiza en cada ejecución, la cual implica recibir feedback, tener un entrenador, mejorar hacia una siguiente fase y, sobre todo, una gran autoexigencia respecto del propio trabajo, acorde con un ideal de desempeño que la persona ha visualizado.  

 

imagen-jugador-y-entrenador-articulo-managament-y-alto-rendimiento-revista-inalde-business-school

 

 

 

La conciencia de aprendizaje que se realiza en cada ejecución implica recibir feedback, tener un entrenador, mejorar hacia una siguiente fase y, sobre todo, una gran autoexigencia respecto del propio trabajo. 

 

 

 

HALLAZGOS SOBRE EL ALTO RENDIMIENTO PARA LOS DIRECTIVOS DE EMPRESA  

Cuando leí estas historias sobre el alto rendimiento, me pregunté sobre la manera como un directivo puede apoyarse en estos estudios y experiencias, para trazar un plan de vida que lo acerque a su ideal de alto desempeño. Después de varias reflexiones descubrí los elementos clave para un directivo eficaz: 

La unidad de la vida: el día  

Muchas de las investigaciones consultadas muestran que, al igual que los deportistas, los directivos deben visualizar y representar mentalmente su día. A primera hora es necesario dedicar un tiempo al silencio, a visualizar su agenda y, en términos generales, su jornada. Es decir, los directivos deben representar mentalmente su día todos los días, sus objetivos, palabras y acciones; clarificar lo que desean, las decisiones que tomarán y la manera como se comunicarán. Esta práctica evita la precipitación, las reacciones y, sobre todo, previene decidir y actuar desde los sentimientos más primarios.  

¿Quieres continuar leyendo el artículo: Management y alto rendimiento?

Lee aquí la edición N° 55 de la revista INALDE: "Repensar los negocios. Sostenibilidad/Regeneración" y disfrútalo.